1 ene. 2016

3.2 ¿A qué distancia colocamos la LH del PV?

Este punto es el más conflictivo de todos, pues es el que marca la diferencia entre la perspectiva gráfica y la que aplicamos al diorama.
La línea del horizonte la puedes colocar tan lejos como quieras, porque teóricamente está en el infinito, en cambio en la perspectiva gráfica la tienes en la hoja del papel.



El horizonte visual no es la línea del mar, pero la podemos tomar como referencia. Te pondré dos ejemplos para que lo entiendas, sin entrar en temas matemáticos y científicos; imagínate que estás de pies en la luna, como Buzz Aldrin en la foto.

¿Dónde tienes el horizonte? ¡Vaya! ya no tienes la línea del mar como horizonte a la altura de los ojos. Porque la luna tiene un radio de 1.737 Km y ya no coincide visualmente con el horizonte lunar, como ocurre aparentemente en la tierra, con la línea que separa el mar y el cielo.

La LH en perspectiva no es algo físico sino que lo llevas tú incorporado en el cerebro. La línea del horizonte vendría a ser como si tú LH tuviera una “burbuja de nivel”,

que siempre está nivelada al frente, te pongas donde te pongas y estés donde estés, ya puedes hacer la vertical, el pino, hacer la rueda, navegar en un submarino, subirte al Everest o ir a darte una vuelta por el espacio sideral, siempre está al frente. La vista alcanza una distancia incrible si se dan las circustancias fisicas adecuadas, en la foto que sale el sol, ¿eh que ves el sol? Pues está a 149.600.000 km de tus ojos.
La forma más simple de saber dónde tienes tú LH, es cogiendo un libro, no muy grueso, cógelo con las dos manos estirando los brazos al frente y llevarlo a la atura de los ojos, hasta conseguir ver una línea, o sea, sin ver ni la portada ni la contraportada, la línea que tienes delante es tu horizonte visual. 
Toda esta explicacion quizás sea un poco exagerada para hacer un belén artístico, pero son imprescindibles para entender la perspectiva gráfica. 
El mérito y la gracia del belén artístico es reducir esta distancia drásticamente, radicalmente tanto como prácticamente puedas, sin llegar a la pintura, claro. Aquí, es tu intuición, tu buen “ojo clínico”, la composición, el color, la luz, algún que otro truco visual y el tamaño de las figuras que tengas pensado utilizar, todos estos ingredientes juntos te dictaran las distancias de la perspectiva en su profundidad, en definitiva donde colocarás tú LH para tirar el o los hilos de fugas. 
Este es un punto en el que existe un problema que no podemos materialmente resolver por medio de las reglas de la perspectiva gráfica. 
Todavía no toca tratar aquí el tema de los puntos de medida en perspectiva, pero para corroborar lo imposible de llevarlo a la práctica, te pondré este ejemplo; para una figura de 17 cm, colocada de pie en la orilla de la playa, tendrías que hacer un diorama teóricamente de 465 m de fondo para colocar la línea del mar, ¡una locura!


Las figuras no las podemos modelar en perspectiva para cada diorama en particular, porque también sería otra locura, esto implica que tampoco nos sirven fórmulas matemáticas para resolver las mediciones.

Este problema o conflicto lo tratare cuando explique los puntos de medición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario