1 abr. 2016

Enfatización de la escena en el belén artístico.

Dar énfasis al belén artístico, es un recurso más que tienes como belenista para llamar la atención, para lograr dar una fuerza de expresión que te permite realzar la importancia y el sentimiento de la escena que vas a realizar. Esto lo lograras principalmente por:

  • el encuadre y el tamaño
  • la proporción
  • la iluminación, el color, el tono y el matiz
  • la forma
  • el factor humano, en este caso me refiero a la elección de las figuras de belén.


Énfasis en el encuadre y en el tamaño.

En un principio lo mejor es acercar la escena principal lo máximo posible al espectador, para evitar espacios, digamos, vacíos sin interés.
Es más fácil dar énfasis con unas figuras grandes que no con unas pequeñas, pero esto, te obliga a aumentar la escala, el tamaño de toda la escena.
Te dibujare un ejemplo, imagínate que quieres representar en un diorama una pareja con su bebe sentados en un banco en una calle, ¡bueno! faltaría el burrito para ser el descanso en la huida a Egipto, en un belén popular de la Garrotxa [1]).



Si te entretienes construyendo los detalles de la calle y colocas el grupo de figuras lejos de la embocadura, puedes llegar a conseguir la sensación de soledad y tristeza, pero la vista del espectador, aunque no quieras, ira a fijarse en el grupo de figuras y todo lo que les rodea queda como desapercibido, o sea, que tanto trabajo para nada, y como las figuritas además son de tamaño reducido, esto equivale prácticamente a falta de expresión facial, nos quedamos con un belén que no emotiva.
Si intentas arreglarlo colocando más figuritas, entonces lo que consigues es anular las únicas sensaciones que nos podían producir, estarías delante de una maqueta corriente, o sea, que difícilmente lograras realzar la importancia, la expresión y no provocaras ningún sentimiento ni emoción.



Pero si acercas a la embocadura la pareja con su bebe, desplazando el grupo un poco hacia un lado, la cabeza del bebe está en la línea aurea y las fugas se dirigen a los ojos de María que está mirando a su hijo, y construyes la calle como decorado de fondo e intentando reforzando mediante las líneas invisibles, en este caso las fugas, la cosa cambia por completo. También tienes que, cuanto más grande la proporción más detalles, y sobre todo, si las figuras poseen expresión artística, no ñoñería o cursilería, entonces el énfasis está prácticamente asegurado.


Los dibujos son simplemente esbozos para esta ocasión, no pretenden ser nada más.

Aquí entra en juego el encuadre de la escena, ¡es sumamente importante!, recuerda la entrada 02 El soporte del belén artístico [2]. Es en este punto donde prácticamente está la mayor diferencia entre un belén artístico y una maqueta vista por una ventana sin más.


Énfasis mediante la luz, el color, el tono y el matiz.


Los efectos lumínicos de una luz adecuadamente dirigida puede expresar:

  • alegría o tristeza, 
  • dureza o suavidad,
  •  movimiento o reposo, etc. 

El tipo de luz te puede ayudar a dar énfasis a la escena, según sea:

  • luz directa o luz difusa
  • luz cálida o fría, 

Este tipo de luz te puede expresar ideas, sentimientos o estados de ánimo diverso, en fin, puede influir en la matización expresiva de la escena del belén.

Un rayo de luz puede representar un ángel o una aparición, pero también puede hacer resaltar lo que quieras que tenga una cierta importancia respecto a otras.


La vocación de San Mateo [3]. Óleo sobre lienzo, h. 1599-1600. Capilla Contarelli, San Luis de los Franceses, Roma.

Intensa acción dramática, fíjate en la luz en penumbra que rodea a los recaudadores de impuestos como algo por sí mismo ya turbio, los impuestos antes no eran para los mismos fines que los actuales, esto al menos es lo que quiero creer, ¡ejem!

En el cuadro podrás ver que Caravaggio [4] ha utilizado el rayo de luz para señalar mediante una línea invisible a San Mateo, y reforzando esta acción con los tres dedos índices de las tres manos iluminadas por este mismo rayo de luz, fíjate que las manos están rodeadas de un tono neutro y sumamente oscuro para resaltarlas.

Este cuadro está lleno de detalles compositivos, no voy a leerte ni comentarte todo el cuadro aquí, pero quiero que te fijes, que San Mateo es el único que tiene la expresión de sorpresa de los siete personajes, él es el protagonista principal del cuadro. Otro detalle para forzar aún más la vista hacia la mano del santo, la diagonal formada por la espalda, el muslo la esquina de la mesa y su antebrazo, esta diagonal también actúa como una fuerza que refuerza el gesto de sorpresa de San Mateo.



También fíjate en el encuadre de la escena que solamente abarca lo que interesa del conjunto. Este ejemplo solamente es para que lo entiendas, ya sé que a los belenistas ¡no! nos interesa solamente colocar unas figuras, queremos que se note nuestro trabajo aparte de lograr motivar, pero si encima motivas habrás logrado la finalidad del belén artístico. trasmitir algo llegar al alma que se refería Juan Giner [5]


Respecto al enfatizar por medio del tono, el color y el matiz se podría decir que pueden dar más énfasis al contenido expresivo del diorama, nos ayudan a crear un ambiente de suavidad, pasividad, o por el contrario de dureza y dinamismo.

Puedes utilizar dos formas de enfatizar:
  • por medio de la pintura
  • por el tinte de luz empleada.

El tema del color tanto en técnica de pintura como en el efecto psicológico es bastante extenso para tratarlo en muy pocas palabras por lo tanto lo expondré en otras entradas (pots) posteriores.

Te adelanto unas pinceladas sobre el color.

El color actúa sobre el espectador psicológicamente por lo tanto, si sabes usar y utilizar apropiadamente los colores podrás dar énfasis más fácilmente.

Cada color puede producir distintos efectos e incluso pueden llegar a producir efectos contradictorios, por ejemplo el rojo nos puede sugerir amor, pasión, erotismo,… y por otro lado peligro, brutalidad, velocidad, el rojo también nos sugiere otros efectos si lo combinamos con otros colores, por ejemplo si lo combinas con negro su significado positivo se convierte en el significado contrario.

Todos los pintores, arquitectos, modistos, diseñadores, interiorista,… e incluso los cocineros, en el arte de la cocina, conocen la utilización y la psicología de los colores, los belenistas de belenes artísticos también hemos de estar en este grupo de artistas.


Énfasis mediante el factor humano

El espectador como ser humano siente una atracción y un interés especial por lo humano, como es, que hace, donde está, como va vestido, etc. Por lo tanto es obligado que tú, como belenista intentes valorar y enfatizar las posibilidades expresivas de la escena de belén.
En el énfasis mediante el factor humano está muy condicionado por la calidad de las figuras.
Si las figuras que tienes no acaban de tener por si mismas la expresión que querrías, entonces no te queda otra solución que intentarlo por los otros métodos de enfatizar, tendrás que intentar que la escena se perciba en su conjunto, o sea, has de evitar que la mirada del espectador se centre en la escena principal, trabajo bastante difícil si se trata del nacimiento, porque todos buscamos a el recién nacido.

En las figuras de belén artísticas conseguir dar expresión en los 3,2 cm que mide una cabeza de una figura de 24 cm no es nada fácil, y no te digo en una figura de 12 cm cuya cabeza mide 1,6 cm, todo va de milímetros, se ha de tener una precisión y pulso extraordinario, viene a ser un trabajo diríamos de cirujano, claro que aquí solamente le va la vida a la figura y no a un ser humano.

Las figuras de molde de escayola por regla general no tienen mucha expresión en sus rostros, más que nada, debido a que han de salir las caras frontalmente de una pieza, esto implica que no puede haber zonas que frenen esta salida, como por ejemplo las aletas y ventanas de la nariz, la parte inferior de las cejas, etc.

La expresión del rostro humana en las figuras de belén abre otro tema aparte, o categoría, que trataré en posteriores entradas (post), lo mismo que te he comentado antes del uso de los colores en el belén artístico. ¡Vaya! Que hay blog para meses.

Enlaces externos del post

[1] la Garrotxa
[2] El soporte del belén artístico
[3] La vocación de San Mateo
[4] Caravaggio
[5] Esa realidad ¡Ya no es un belén!


Post siguiente 9. Realce mediante materia.

2 comentarios:

  1. Todo muy cierto, todo está en los ojos con que se mira, empezando por el belenista. Mi mujer que es mi mejor crítica, siempre anda "tuneandome" las figuras, y he de reconocer que con una simple pincelada les da una vida tremenda. Yo trato de buscar su posición (aquella que me transmite vida), pero son muchas las veces que me falta algo, y es cuando ella entra en acción. Todo es uno, y el color es parte de ello.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente que tu mujer es una artista nata, que se da cuenta que a estas figuras de belén les falta algo, un toque esencial y especial. Por regla general a las figuras de molde les falta en la pintura ese toque, esto es debido a que se pintan todas de un tirón, es decir en serie, primero se pintan todas las caras de color carne si el barro es de otro color, si es que son de barro, después todos los ojos iguales, después todas las cejas iguales, después todos los labios iguales, y así hasta terminar toda la tirada, ¡todas iguales! El resultado final, el que ha percibido tu mujer como artista sensible que seguro que es.

      Eliminar